Sorrentinos: pasta con cábala y origen incierto

sorrentinos 

Los sorrentinos son un tipo de pasta que se vinculan a una cábala pero que tienen un origen incierto. Varios se disputan su creación.

 

Los sorrentinos son un tipo de pasta rellena, con forma redonda. Su relleno tradicionalmente se hace con una mezcla de jamón cocido y quesos distintos, aunque también se admiten de ricotta y el agregado de nueces picadas. Con el tiempo cada persona fue variando la receta de los sorrentinos, e improvisando diferentes combinaciones para rellenarlos.
sorrentinos-1.jpg
Al ser una pasta el origen de los sorrentinos se vincula con Italia, y más específicamente con la ciudad de Sorrento, pero también hay una historia que liga su nacimiento en Argentina, en un restaurante de Buenos Aires y de la mano de un chef marplatense.

La historia del origen de los sorrentinos como creación italiana también hace referencia a una cábala que vincula a esta pasta con un día del mes (tal como los ñoquis, que presiden la mesa todos los días 29).

La leyenda cuenta que en Sorrento, en 1758 y en un día 8 de un mes no especificado, Somar Luar (un hombre amante de la buena gastronomía) llegó a un restaurante llamado Buon Mangiare (el nombre viene de perillas, aunque dudo que haya existido) y pidió al cocinero que le prepare unas pastas originales. Lo que el chef hizo fue hacer unos sorrentinos rellenos con jamón cocido y quesos provolone y mozzarella.

Parece que a Somar Luar les encantaron estas pastas en forma de sombrero, y premió a los cocineros con tierras y oro. En todo Sorrento corrió la voz de esta buena fortuna de los cocineros, entonces cada día ocho de mes se prepararon estos sorrentinos, los que se creen traerán bonanza a quien coma 8 de ellos.

La otra historia del origen de los sorrentinos los vinculan con un restaurante porteño, ubicado en calle corrientes, donde en la década del ’30 a un cocinero oriundo de Mar del Plata se le ocurrió variar los típicos ravioles haciéndolos redondos, más grandes y rellenos de queso y jamón. El restaurante, por supuesto, se llamaba Sorrento.