Etiquetas de vino: la comunicación en un buen diseño

 
El diseño de una etiqueta de vino siempre refleja la personalidad del producto y sensibilidad del artista que la realizó. Dialogamos con Pablo Morales, diseñador gráfico multipremiado por sus creaciones.
 
Se dice que todo entra por los ojos. El caso del vino no es una excepción. Entre tantas etiquetas que existen en el mercado, tratar de captar la atención y transmitir desde un trozo de papel de escasa medida la identidad del vino en cuestión es un verdadero arte que necesita de talento.
 
Pablo Morales, diseñador gráfico, trabaja en Mendoza desde 2006 en este arte de comunicar el vino, y no sólo para bodegas nacionales, sino también (y especialmente) para bodegas y empresas de Europa que luego distribuyen sus vinos por todo el mundo. Junto a su esposa Inés Testoni, son los ganadores del Concurso Nacional de Diseño de Etiquetas de Vino 2015 que realizó la Bolsa de Comercio de Mendoza.
 
Según Pablo Morales, para que una etiqueta hable por sí misma y resulte atractiva hay varios factores que hay que tener en cuenta. El primero es el costo de vino, ya que determinará las dimensiones y la calidad del papel y de la impresión de una etiqueta. Troqueles y formas especiales también inciden en la elección del diseño de la etiqueta.
 
Otro factor de gran peso es la identidad del vino. Si se trata de un vino añejado, complejo o de crianza, el diseño reflejará una imagen más clásica. Los vinos jóvenes permiten otra dimensión que incluye elementos modernos y mayor colorido en el diseño.
 
En el caso de la etiqueta ganadora del concurso de la Bolsa de Comercio de Mendoza, Pablo e Inés se centraron en una imagen simple y Naif, una mariposa que comunica delicadeza y elegancia. El elemento de identidad del vino está dado por la vid en donde esta mariposa se ha posado.
 
Entre los trabajos que más han disfrutado en realizar Pablo Morales recuerda las etiquetas que diseñaron para los vinos y espumantes oficiales del Barça (el club de fútbol de Barcelona), y las de los vinos El Relator, elaborados por un amigo, cuyo resultado involucró contar una historia acerca de estos productos y de las personas involucradas en su desarrollo.
 
Para Pablo Morales el éxito en el diseño de una etiqueta de vino se alcanza cuando se logra plasmar en el resultado final toda la diversión que conlleva hacerla.
 
 

 
 
 
por Claudia Caprile