De la damajuana al Bag in Box

 
Los hábitos de consumo en vinos siguen modificándose, esta vez cambia el envase. De la damajuana al Bag in Box: es un camino de ida.
 
La vieja y pesada damajuana encontró quizás reemplazo. No por vieja, ya que es muy querida, sino por peso y facilidad de traslado.
 
El nuevo sistema de Bag in Box, aunque no tan nuevo pero innovador en nuestro país, trae un gran beneficio adicional ya que permite que el vino se sirva por copas sin la oxidación rápida del mismo, lo que no ocurre cuando se abre una damajuana. Es ideal para restaurantes, reuniones multitudinarias o simplemente para tener en casa una buena canilla que provea vino de calidad.
 
Al archiconocido Toro Viejo que ya viene en su “bolsa en caja”, ahora se le suman vinos de calidad superior presentados en Bag in Box, la mayoría de variedad Malbec, entre los que podemos encontrar: Viña Las Perdices que ofrece su vino con paso por barricas de roble; un innovador estilo de Malbec con el Lorca Fantasía; estilos más clásicos con CarinaE o el 505 de Casarena; también un salteño de Bodega La Rosa, y hace poco se sumó el primer Cabernet Sauvignon con la marca Heredford. 
 
Sin dudas que este tipo de envases se va metiendo en un nuevo nicho de consumo, todo dependerá de la calidad del vino que contenga. Desde ya que todo se refiere simplemente a un envase que contenga y mantenga la calidad del vino, el resto es parte de las tradiciones y formas de consumo. 
 
Por mi parte siempre prefiero descorchar una buena botella, ese placer del primer aroma apenas retirado el corcho no se compara con abrir la canillita del Bag in Box.
 
 
por Augusto Saracco