Cake pops: la evolución de los cupcakes

Luego del gran furor de los cupcakes, llega el momento de oro de los cake pops, un paso más allá en la evolución de la pastelería en porciones individuales. La magia que puede lograr un palito.
 
Primero fue el fastidio de cortar las tortas y tartas en porciones. Quien demuestra dotes culinarias en una familia comprueba que siempre es él quien sale “sorteado” para cortar la torta en los eventos, soportando sugerencias e indicaciones. “Cortá los trozos más chicos”, “Cortá primero el centro”, “Si la cortás en cuadrados es más fácil”, todo un desfiladero de opiniones comienza desde que la víctima asignada inserta el cuchillo en la torta en cuestión.
 
La maravilla de los cupcakes llegó a la pastelería para darle independencia a la torta. Horneada en pequeños moldes individuales y decorada según la ocasión, las mini tortas coparon todo festejo posible, no sólo por su practicidad, sino por el hecho de la ternura que provocan estas tortas liliputenses ordenadas en bandejas, con su explosión de colores.
 
 
Llegando un paso más allá en la evolución de estos cupcakes, la pastelera reconocida Bakerella, quien desde su blog sorprendió con la creación de los cake pops, la mínima expresión de las tortas presentadas a modo de chupetines, con palillo incluido. De un solo bocado y sin ensuciarnos los dedos se puede disfrutar de la torta. Es más, nos permite ir probando distintas variedades sin necesidad de pedirle al cortador oficial de tortas que nos ponga “una porción más finita”.
 
Como un paso intermedio podemos citar la existencia de los cake balls, que no son más que las esferas de torta (antes de que la inserción de un palito las convirtiera en cake pops en absolutas estrellas de la pastelería). 
 
 
¿Cómo se logran los cake pops?
 
 
La fórmula no es un misterio, olvídese de pensar en hornear una torta en pequeñas esferas. Con esta manera de prepararlas mata dos pájaros de un tiro: torta y relleno. Si usted es de los que se preocupan de que la torta no salga demasiado seca, los cake pops aseguran un excelente resultado, ya que sólo se trata de desmenuzar una torta y mezclarla con queso crema, leche condensada o dulces para lograr una masa con la que modelar los cake pops.
 
Al desmigajar una torta o bizcochuelo y “humectar” la masa con algún ingrediente húmedo como yogurt, queso crema con azúcar, dulce de leche o mermelada del sabor que queramos, logramos obtener una masa maleable y semi compacta. Con ella se forman las esferas o formas que queremos, amasándolas con las manos, se colocan unos 30 minutos sobre placas en un freezer (tan sólo para enfriarlas, no tienen que congelarse) y luego se les inserta el palillo y se las recubre a gusto.
 
No existe una receta exacta para hacer cake pops, ya que todo dependerá de la torta base que usemos (un bizcochuelo necesita mayor humectación con alguna crema que si utilizamos una torta de manteca, cuyo contenido graso la hace más maleable). La sugerencia indica que las cantidades respeten una proporción de 2x1 (dos medidas de torta desmigajada más una medida de queso crema, si es el del tipo Philadelphia, mejor).
 
 
Otras variantes interesantes:
 
Navegando por Internet he encontrado unas variantes interesantes para lograr la masa base para elaborar cake pops o cake balls. He aquí las proporciones de mezclas:
 
  • 240 gr de galletas tipo Oreo 
  • 60 gr de queso crema
  • 250 gr de torta desmenuzada
  • 100 gr de dulce de leche
  • 6 a 8 cucharadas de crema de leche
  • 250 gr de torta desmenuzada
  • 80 gr de mermelada del sabor a elección
  • 50 gr de queso crema
  • 250 gr de torta desmenuzada
  • 120 gr de Nutella (o cualquier pasta de relleno de tortas, a elección)
 
En todos los casos, ir agregando los ingredientes húmedos de a poco, para ir tomando las migas de torta hasta que resulten en una masa maleable, no pegajosa.
 
 
Armado de las cake pops y coberturas:
 
Una vez que tenemos la masa preparada, formamos esferas del tamaño que queramos, las ponemos en una placa y las llevamos al freezer por unos 30 minutos para que queden firmes. Mientras tanto preparamos la cobertura, que puede ser:
  • Chocolate cobertura (blanco, leche o semi amargo) derretido
  • Fondant derretido (blanco o con el agregado de colorante a gusto)
  • Candy Melts (una suerte de pastillas azucaradas que se derriten a bañomaría, aunque no se consiguen fácilmente)
 
En todos los casos se debe fundir la cobertura a temperatura media, para que no se corten. Para armar los cake pops mojar una de las puntas del palillo en la cobertura, antes de insertarlo en la bola de masa de torta. Sumergir cada cake pop en cobertura, escurriendo los excesos, y pincharlo sobre una basa de telgopor para que se seque.
 
 
Decoraciones
 
La manera más simple es espolvorear sobre cada cake pop, inmediatamente después de sumergirla en la cobertura, granas de colores, coco rallado, confites, chocolate rallado, cereales y todo agregado que pueda quedar adherido.
 
También vale anexarle a cada cake pop prequeñas piezas modeladas en mazapán para formar decoraciones originales (como animalitos o caras).
 
Como todas las cosas, es cuestión de probar y probar.
 
 
 
Imágenes: tumblr.com; kids.nationalgeographic.com